Camioneros


Los directivos de la Federación Nacional de Transportistas Dominicanos (Fenatrado) se quedaron esperando nuevamente ayer por una reunión en Puerto Príncipe con autoridades de Haití para tratar la seguridad de sus unidades, un desplante que Ricardo de los Santos, vicepresidente del gremio, considera una señal de que los haitianos “están jugando a eso”.


“Estamos esperando por ellos desde el martes, que tenemos un preacuerdo hecho, y solamente era elaborar el documento para que sea firmado por un representante de la Cancillería haitiana y uno de Dominicana. Han chantajeado y todo al embajador Silié”, dijo De los Santos.


Informó que los dirigentes de Fenatrado se han reunido con los ministros de Finanzas, Defensa, Interior y Comercio de Haití, y pautaron un preacuerdo de entendimiento para garantizar la seguridad de los choferes y camiones, luego de que el 23 de julio unos 60 vehículos fueron agredidos por grupos de haitianos en ese país.


Ayer estaba previsto que una comisión de transportistas de las dos naciones conversara con el canciller haitiano Lener Renauld, teniendo como testigo al embajador dominicano en Haití, Rubén Silié.


En la Embajada dominicana en Puerto Príncipe se mantuvieron esperando la llamada de las autoridades haitianas para asistir al encuentro, cuya hora y lugar nunca se informó.


La reunión buscaba culminar el paro de unidades que desde hace 21 días mantiene el gremio en la frontera domínico-haitiana. En un principio, el encuentro estaba programado para el jueves, pero fue cancelado por Haití. En represalia, los choferes bloquearon con sus vehículos el paso fronterizo de Dajabón.


A la pregunta de qué pasará con la jornada de paro, De los Santos respondió: “Seguimos igual, porque nosotros no vamos a entrar a Haití hasta no tener la garantía”.


Aunque el pasado jueves en la tarde, los dirigentes de Fenatrado decidieron retirar sus unidades de la cabeza del puente que comunica con Haití, para permitir el mercado fronterizo, éstos persisten en su disposición de en cualquier momento volverlos a colocar.


Los transportistas exigen de las autoridades haitianas y dominicanas asumir las pérdidas que sufrieron los conductores criollos mientras transportaban mercancías hacia Haití, estimadas en unos RD$100 millones.


Además de que las unidades fueron atacadas a pedradas y con otros objetos contundentes, algunos choferes fueron agredidos.


A causa del paro, los industriales dominicanos se han apoyado en el transporte marítimo para enviar sus productos a Haití, elevando los costos y prolongando el tiempo de entrega.