Dialogo


El Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, Luis Almagro, reiteró en una carta de respuesta al senador estatal dominicano que ese organismo “tiene el compromiso de buscar vías de entendimiento en respaldo de Haití y la República Dominicana”.


La misiva de Almagro, es su respuesta a Espaillat, cuando el legislador dominicano y nativo de Santiago, le remitió una correspondencia en la que advierte que hay que respetar el derecho del estado dominicano a establecer su política migratoria.


La misiva de Espaillat tiene fecha del 30 de julio 2015 y coincidió con la visita de Almagro a la República Dominicana, encabezando una misión de la OEA, que verificó el proceso de regularización de extranjeros en medio de fuertes críticas y sectores “nacionalistas”, algunos de cuyos voceros, llegaron incluso al extremo de pedir que el país lo declarara “persona no grata”, acusándolo de “intruso”.


La carta Espaillat le dio a conocer a Almagro la resolución de seis puntos adoptada el 26 de junio por la Liga Nacional Domínico-Americana de Oficiales Electos y Nombrados, firmada por Espaillat, los Concejales Ydanis Rodríguez, Julissa Ferreras y Antonio Reynoso, el senador estatal José Peralta y los asambleístas Guillermo Linares y Víctor Pichardo.


También el vicealcalde en Cambridge, (Massachusetts), Dennis Benzan, el vicealcalde de Paterson (Nueva Jersey), Pedro Rodríguez, los concejales de Nueva Jersey Jorge Núñez, Thania Melo y Reynaldo Martínez la concejala de Allentown (Pennsylvania), July Guridy y Carmen Piñeyro, de la Junta de Notables de la Villa de Freeport en el condado Nassau (Nueva York), entre otros.


Los electos y nombrados dominicanos, aprobaron una resolución de seis puntos que Espaillat envió a Almagro y expresa que “los firmantes entendemos el derecho de la República Dominicana de implementar su programa de política migratoria, y nos oponemos a cualquier campaña de descrédito contra la República Dominicana, su economía, su pueblo y sus instituciones”.


También pidió al gobierno dominicano a seguir cumpliendo su promesa de no realizar deportaciones masivas, “y que cualquier acción que se tome en este sentido se realice respetando los derechos humanos y civiles, y siguiendo las normas internacionales”.


La resolución también pide a la comunidad internacional, entre ella la OEA, que profundice su respaldo a ambas naciones (Haití y República Dominicana), en términos de desarrollo económico, educación, vivienda, salud y empleo, e invita a la diáspora haitiana a un diálogo para mejorar la calidad de vida y el bienestar de todos los residentes de la isla La Hispaniola.


Espaillat dijo que “envié esta misiva al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, porque es muy importante que esta entidad sepa que respaldamos el derecho que le asiste a la República Dominicana como país soberano de ejecutar su política migratoria”.


Añadió que “nos oponemos firmemente a la campaña de descrédito contra el país, una campaña infundada e injusta en la que se habló de un boicot contra el turismo de la isla y se llegó, incluso, a comparar a la República Dominicana con la Alemania Nazi y a afirmarse, sin aportar ninguna prueba, que en el país había campos de concentración de haitianos”.


Almagro, remitió su respuesta a Espaillat a través del embajador dominicano en la OEA, Pedro Vergés, quien junto a su colegas José Tomás Pérez (Washington) y Francisco Cortorreal (Frank) en la ONU y el Cónsul General en Nueva York, Eduardo Selman, participaron en la cumbre de oficiales dominicanos electos y nombrados.