Agua


Una aguda escasez de agua, atribuida a la drástica disminución en los cauces de ríos que surten los acueductos, sacude las cinco provincias de la región Este.


La falta del líquido ha impulsado el surgimiento del lucrativo negocio de venta de agua en camiones cisternas, lo que afecta sensiblemente la economía de miles de hogares en ciudades como Higüey, La Romana, San Pedro de Macorís, El Seibo y Hato Mayor.


También sufren los rigores de la falta de agua los habitantes en los municipios de Miches, Sabana de la Mar, El Valle, Ramón Santana, Quisqueya, Consuelo, Guaymate y otros de las indicadas ciudades.


En Hato Mayor, El Seibo y Miches, las situación es más crítica, al tener más de tres semanas que el líquido no llega por las cañerías del Inapa.


La crisis ha llevado a muchas personas a construir pozos tubulares para mitigar el crisis de agua en los hogares, pero quienes no disponen de los recursos tienen que comprar el tanque de 55 galones a 60 pesos y los tinacos de 250 galones, a razón de 200 pesos, lo que afecta sensiblemente la economía de muchos hogares.


Algunos legisladores y aspirantes a cargos electivos han preparado camiones cisternas para repartir agua en los barrios más vulnerables de El Seibo, Hato Mayor, Miches y San Pedro de Macorís, buscando ganar terreno entre el electorado.


En San Pedro de Macorís, el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA) informó que se trabaja arduamente para normalizar el servicio en algunos sectores locales.


Mediante nota de prensa, la institución dice que en lugares como el barrio México y algunos situados en la avenida Independencia, se han presentado dificultades, ya que en algunas viviendas no se recibe el servicio adecuadamente debido a las labores que se realizan.