El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (CNLCC) reclamó al Gobierno que abandone de inmediato el uso del carbón mineral en las plantas que construye en Punta Catalina, siguiendo las recomendaciones que hiciera recientemente el Worldwatch Institute en un estudio sobre el sistema energético del país.


El CNLCC plantea, igual que este estudio, que las energías renovables podrían representar el 85 % de la matriz energética de República Dominicana para 2030, sea asumido como documento base para las deliberaciones del Pacto Eléctrico.


La investigación del instituto especializado descarta por completo el proyecto de Punta Catalina basado en carbón mineral y recomienda otras alternativas de transición como el gas natural para el establecimiento de una matriz energética que repose en energías renovables.


Según explicó el Comité el Worldwatch Institute es un prestigioso Centro de investigación con sede en Washington que elaboró su informe con el apoyo del Ministerio Federal Alemán de Medio Ambiente y a solicitud del Ministerio de Energía y Minas de la República Dominicana.


“Demandamos, con el respaldo autorizado de este estudio técnico de muy alto nivel, que el gobierno rediseñe las plantas de Punta Catalina para que éstas operen con gas natural y energía fotovoltaica, desterrando de nuestro territorio y de nuestro futuro, al carbón mineral como fuente de generación de energía”, precisó el CNLCC.


El estudio del Worldwastch Institute establece que la construcción de una planta de energía de carbón es redundante y que su edificación estancará a la sociedad dominicana durante los próximos 35 años en un camino económicamente insostenible.


Según el informe, de construirse las plantas a carbón de Punta Catalina como lo ha planificado el Gobierno éstas se constituirán en un obstáculo para la introducción de energía de fuentes renovables al carecer de flexibilidad para un rápido encendido y apagado, condición técnica que es indispensable para complementar las fluctuaciones propias de la generación de energías renovables. Este inconveniente no lo presentan ni el gas natural ni ninguno de los derivados del petróleo, lo que quiere decir que el uso del carbón como fuente de energía conlleva para el país un retraso mayor que el de cualquier otra fuente fósil, aclaró.


El análisis destaca además que la generación en base a carbón resulta ser, a final de cuentas, la más cara de todas, además de ser una gran emisora de dióxido de carbono, uno de los gases de efecto invernadero causantes del cambio climático, y altamente contaminante.


Según el Worldwatch Institute el carbón es la tecnología más costosa para el país y, si se comparara, por ejemplo, con la solar fotovoltaica, es más de 25 centavos de dólares más cara por kilovatio una vez que los costos de la contaminación local y del cambio climático son contabilizados.


En un análisis específico sobre la realidad dominicana, el estudio arriba a la conclusión que tomando en cuenta los costos en términos de cambio climático y de impactos negativos en el medio ambiente y la salud humana a través de la contaminación que son los llamados costos de la externalidades, la energía basada en carbón es la más cara en comparación a los otros fósiles y mucho más si se compara con las de fuentes renovables, ponderó.


El Comité contra el Cambio Climático consideró que el gobierno dominicano no debe continuar con la construcción de las plantas de carbón de Punta Catalina, cuando en esta investigación se comprueba que además de ser las más caras, son las más perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente, manifestó.


Indicó que los costos de la contaminación local que producirán las plantas de Punta Catalina, por si solos, incrementarán los costos de la energía de carbón alrededor de un 170%.


La investigación demuestra igualmente que en cualquier escenario las emisiones de dióxido de carbono que producirán las plantas de carbón de Punta Catalina impedirán la disminución de la huella de carbono del país, lo que es contraproducente siendo la República Dominicana el séptimo país más vulnerable al cambio climático en el planeta y el segundo después de Haití, en la región del Caribe.


El CNLC anunció que propondrá al Pacto Nacional por la Reforma del Sector Eléctrico que acoja el informe elaborado por Worldwatch Institute como documento base de sus deliberaciones y adopte oficialmente las principales recomendaciones que formula para que al año 2030 el 85% de la matriz energética del país sea de fuentes renovables.


Dijo que la eficiencia energética en el país se alcanzará con la adopción de las energías renovables y limpias que liberarán al país de la dependencia de los fósiles cuya importación consume el 8.6% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.


El Comité celebra que este informe coincida y refuerce la propuesta que el organismo presentó al Pacto Eléctrico para ser discutida y aprobada por el país.