PRLas autoridades de Puerto Rico pidieron hoy a sus nacionales que vayan a viajar a República Dominicana que tomen las medidas de prevención necesarias tras los cinco casos de malaria confirmados de puertorriqueños que viajaron recientemente a Punta Cana.


La secretaria del Departamento de Salud de Puerto Rico, Ana Ríus Armendáriz, dijo hoy a Efe que debido al elevado flujo de turistas que se trasladarán a República Dominicana en los próximos días deben de tomarse medidas preventivas.


La funcionaria informó el pasado lunes de los casos de malaria registrados en Puerto Rico, que fueron “importados” desde la localidad dominicana de Punta Cana, adonde viajaron varios grupos de turistas puertorriqueños.


Ríus descartó que exista riesgo de propagación de la malaria en Puerto Rico, donde la enfermedad está erradicada desde la década de los años 50 del pasado siglo gracias a la puesta en marcha de medidas sanitarias como la creación de un sistema de alcantarillado y la mejora en la asistencia médica a la población.


“Exhortamos a quienes vayan a viajar a Punta Cana a que tomen medidas para evitar la picadura del mosquito transmisor”, destacó la funcionaria.


Dijo que cada año se registran cerca de diez casos de malaria en Puerto Rico, todos, insistió, “importados” por personas que viajaron a países como República Dominicana o al continente africano.


“No desaconsejamos a las personas a que viajen a República Dominicana, lo que pedimos es que se tomen medidas de precaución”, aclaró.


Sostuvo que hay cinco casos confirmados de malaria y otros cinco a la espera de los resultados de análisis, todos correspondientes a personas que viajaron recientemente a la República Dominicana.


La malaria o paludismo se transmite a través de la picadura del mosquito “Anopheles”, que como el “aedes aegypti” prolifera a medida que aumenta la humedad y lluvia.


La presencia del tipo “Anopheles” es escasa en Puerto Rico, algo que se ha visto favorecido en las últimas fechas por la escasez de lluvias, que ha provocado una fuerte sequía y por ende racionamiento de agua en buena parte del territorio de la isla caribeña.