La advertencia al inicio del video advierte lenguaje y contenido explícito. El testigo que grabó el video continúa repitiendo que lo único que hizo Eric Garner fue dividir a dos personas que estaban peleando. Mientras la policía interrogaba a Garner, lo acusaba de vender cigarrillos, pero él le preguntaba que a quién y qué evidencia tenía, mientras les reprochaba lo cansado que estaba de que lo detuviera sin estar cometiendo delitos ni tener ninguna evidencia.


La muerte del afroamericano en manos de la Policía de New York fue debido a una maniobra ilegal que realizó el agente asfixiando al acusado. Esta muerte trajo mucha indignación alrededor de Estados Unidos y movilizó personas en protestas pacíficas y agresivas por la discriminación que muestran los agentes del orden contra la comunidad afroamericana. Las últimas palabras de Eric Garner: “I can’t breathe” (No puedo respirar) se convirtieron en una frase repetida por las personas que denuncian y protestan por este abuso.