072215-CRI-8-1-02 A la gente pobre, como si fuera poco, pareciera que le toca luchar más que a otros y vivir desgracias inimaginables.


A una madre -el mismo día que iba a ingresar a trabajar en el hospital después de años sin laborar- su hijo de dos años le fue recluido en ese lugar porque un extranjero, que se dio a la fuga, lo atropelló.


La tragedia ocurrió en la vía principal de la zona conocida como “La Pedro Obarrio”, en El Chorrillo, la tarde del 16 de julio.


Mirta Esther Góndola, abuela del niño, dijo que el chofer del vehículo Chevrolet blanco, de nacionalidad dominicana, le arrancó de la mano a su nieto de un solo golpe.


Góndola estaba en la orilla de la calle con su nieto, quien había lanzado un pañal a la basura y se disponía ir a bañarse. En eso pasó el vehículo del extranjero en alta velocidad y lo atropelló.


La abuela quedó en shock, pero una vecina, de una gaznatada, la hizo reaccionar y rápidamente subieron al pequeño al auto del dominicano y fue trasladado al Hospital del Niño.


Góndola dijo que en el camino le informó al señor que no lo iba a acusar, pensando que lo hizo por temor porque vio a un grupo de jóvenes en la calle y aceleró para pasar rápido.


Los autos eran desviados de la vía principal por una reparación que se hacía y debían pasar por “La Pedro Obarrio”.


El chofer pagó la consulta, pero Góndola se retiró a la casa a cambiarse porque estaba en toalla.


El extranjero se quedó con la abuela materna del niño, a quien engañó alegando que iba a estacionar bien el carro, pero no regresó.


Una persona dijo que el dominicano realiza carreras piratas hacia Panamá Oeste desde el “Cuara y Cuara”.


Al niño se le hizo una masa en la cabeza, pero los médicos se la disolvieron. Estuvo muy grave.


La familia debe correr con los gastos y el cuidado especial del menor. La madre está sin trabajo, porque el día que iba a empezar tuvo que faltar.


Hace dos años mataron al padre del niño.


Para ayudar se puede comunicar al teléfono 65190798.


Fuente: Critica.com.pa