CondenaUn juez del condado West Palm Beach en La Florida, condenó a 5 años en la cárcel y otros 10 en libertad condicional al dominicano Santos Adames, después que se declarara culpable en abril de haber matado a su bebé Ariel Adames de sólo cinco meses, a causa de una fuerte sacudida que le dio al niño. Adames es técnico en control de plagas y lleva más de dos décadas residiendo en esa área de Estados Unidos.


El juez dijo que la libertad condicional podría suspenderse en la mitad del tiempo, si Adames, no se involucra en problemas con la policía y la ley. Ha contado desde el día del suceso con el apoyo de su esposa Yassika Adames.


“Mi cliente está muy angustiado y lleno de remordimientos”, dijo el abogado defensor Brian Balaguera a los reporteros, después de una audiencia a la que asistieron varios familiares de Adames. “Esto es esencialmente el peor día de su vida. Esto ha sido una pesadilla para él durante los últimos años… sólo una tragedia”, añadió el abogado.


La fiscal auxiliar Lauren Godden, dijo que su oficina eliminó un cargo de abuso infantil como parte de un acuerdo con los fiscales. Otros términos requieren que Adames, después de salir de la cárcel, haga 100 horas de servicio comunitario y hable dos veces al año a grupos comunitarios acerca de su experiencia.


“Él va a explicar cómo la pérdida le ha afectado con la esperanza de que la prevención de otras personas saquen la frustración de la misma manera”, dijo Godden.


También se le prohibió a Adames beber alcohol o usar drogas sin receta médica, y someterse a pruebas de narcóticos al azar pagadas por él y tomar clases para padres, mientras esté en libertad condicional.


Su hermana, Charlyn Adames, se sentó junto a su familia en la corte y más tarde llamó a su hermano un padre maravilloso y calificó la muerte del bebé como un accidente.


“Él es el mejor padre y el más cariñoso que sufrió más que nadie, sepan que esto ocurrió estando el niño bajo su cuidado”, le dijo la hermana al periódico Sun Sentinel.


“Esto lo mata todos los días, pero fue un error”, añadió ella.


Después de un cargo inicial de asesinato en primer grado, el 30 de mayo del 2013, un Gran Jurado del Condado de Palm Beach acusó a Adames de homicidio agravado de un menor y abuso infantil con agravantes. Ambos son delitos de primer grado punibles con hasta 30 años de prisión.


Pero la defensa dijo que no estaba claro a partir de la evidencia de que Adames había hecho daño intencionadamente al bebé.


De acuerdo con el informe del arresto, Yasika Adames regresó a casa del trabajo tarde el 23 de abril de 2013 y se dio cuenta de que su hijo estaba haciendo “extraños movimientos y gemidos.”


No podía despertar, y marcó el 911. El bebé fue transportado por paramédicos y policías al hospital Palms West con un sangrado en su cerebro.


Dos días después los médicos diagnosticaron que Ariel tenía “un daño masivo de cerebro” y “hemorragias retinianas masivas en ambos ojos” que por lo general, resulta por sacudidas severas.


Adames admitió a un detective que él sacudió al bebé en dos ocasiones debido a la frustración.


El técnico de control de plagas dominicano habló también del momento en que cayó el bebe accidentalmente en la bañera, golpeándose la cabeza.


El bebé murió el 30 de abril.


La fiscalía aceptó que se le liberara bajo fianza debido a que Adames no tenía arrestos anteriores por delitos graves, reside en el condado por más de 20 años, donde tiene numerosos parientes, incluyendo sus padres, hermanos y primos.


Su abogado Joe Walsh, dijo que la muerte del bebé “es de una de esas cosas malas que le suceden a la gente buena.”