DominicanaUna niña dominicana de seis años de edad, logró sobrevivir al fiero ataque de un perro Pit Bull, en el sótano de un edificio donde se ubica la lavandería para los inquilinos del edificio 656 Oeste de la calle 162 en el Alto Manhattan.


“Quiero ser veterinaria”, dijo Lia Vega, quien sufrió fuertes mordeduras en el pecho por parte del perro de 10 años de edad y llamado “Tiga”, mientras ayudaba a su abuela a lavar la ropa.


El hecho ocurrió el martes de esta semana a las 9:00 de la noche, dijo la policía.


Ella corrió tan pronto vio al can que no estaba sujetado por una correa de seguridad y comenzó a perseguirla.


“Si yo hubiera sido más rápida, ese perro nunca me hubiera alcanzado”, relató la niña.


El Pit Bull la atrapó y la mordió en el pecho y estuvo tres minutos zarandeándola.


La abuela, Ruth Naut de 54 años de edad, dijo que creyó que el perro iba a matar a su nieta.


El dueño del animal, Aladín Díaz de 41 años de edad, reveló que cuando vio el ataque, trató de mover el perro lejos de la niña.


“Le dije al perro que me mirara y no lo hizo. Entonces, le pedí a uno de mis hijos que consiguiera un cuchillo, me lo trajo y se lo puse en la garganta al animal”, relató el señor Díaz.


“Tuve que acercarle el cuchillo para que pudiera soltar a la niña. Ella estaba sangrando”, agregó.


Díaz, quien vive en el sótano del edificio, dijo que sacó el perro a pasear.


La niña, estudia en el segundo grado de la escuela pública y fue ingresada en el hospital Presbiteriano del Alto Manhattan, donde la trataron por la herida y la despacharon.


La policía puso al perro en custodia y lo entregó a la Agencia de Cuidado y Control de Animales, donde se le observa por 10 días, en un área antirrábica.


A pesar del ataque y la herida en el pecho, la niña afirma que ama a los animales y que cuando crezca, quiere ser veterinaria para cuidarlos y sanarlos.


“Quiero cuidar a los animales, porque ellos hacen sonidos divertidos”, concluyó diciendo la menor.