Las historias de tiburones no siempre tienen un final feliz.


Ha habido 10 ataques de tiburones en Carolina del Norte y del Sur este año, uno de ellos dejó a dos adolescentes sin un brazo.


Pero esta historia de hombres y tiburones es diferente.


Bañistas vieron un gran tiburón blanco varado, luchando por respirar, cerca de la muerte, en la playa en Chatham, Massachusetts.


En un video viral, se ve a dos rescatistas arrojándole agua, con el animal inmóvil, antes de atar una cuerda alrededor de él y llevarlo de nuevo al mar gracias un pequeño barco.


Una vez en el agua, el depredador debilitado seguía flotando lánguidamente. Cuando finalmente se alejó nadando por sí solo, rescatistas y curiosos vitorearon.