JovenesMiles de jóvenes voluntarios se desplegaron por las principales arterias de Asunción formando un cordón humano que escoltará el trayecto en papamóvil de Francisco por la capital de Paraguay, donde hoy llega procedente de Bolivia.


Los voluntarios se reparten a lo largo de los trece kilómetros que separan el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi de la Nunciatura, distancia que amaneció despejada de vehículos tras ser clausurado el tráfico por las autoridades.


A su llegada al aeropuerto, donde llegará procedente de Bolivia, el papa será recibido por el presidente paraguayo, Horacio Cartes, con quien se verá de nuevo horas después en el Palacio de López, la sede presidencial.


La visita de Francisco es esperada con gran expectación en Paraguay, donde el Gobierno decretó día festivo para hoy y para el sábado y donde todos los medios coinciden en calificarla de “histórica”.


La agenda del papa se reinicia el sábado con una visita al hospital pediátrico Niños de Acosta Ñu, donde visitará en forma privada a unos 90 menores internados en ese centro, algunos con cuadros de cáncer.


Posteriormente, el papa se trasladará al santuario de Caacupé, a unos 50 kilómetros de Asunción y capital mariana de Paraguay, donde oficiará una misa que se prevé multitudinaria.


También se espera la asistencia de miles de personas a la misa que presidirá el domingo en Ñu Guasú, el parque más grande del Gran Asunción, uno de sus últimos actos antes de cerrar su estancia en Paraguay. Francisco es el segundo papa que visita en Paraguay después de Juan Pablo II, quien estuvo en 1988.