MarchaLa junta de vecinos de la ribera del Ozama en el sector Los Tres Brazos y el Comité Dominicano de los Derechos Humanos, marcharon esta mañana por calles de ese sector en demanda de que la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET) desaloje unas 30 familias que aseguran corren riesgos por los trabajos de construcción de la extensión de la segunda línea del Metro de Santo Domingo.


“Nosotros exigimos al Gobierno que desaloje a estas personas del entorno. Estamos claros y conscientes de que hay una grúa de 110 metros de altura, que son más de 300 pies, y del puente que están construyendo, la torre lleva 100 metros. Estamos en el área de impacto”, explicó el presidente de la Junta de Vecinos del barrio, Brígido Brito.


Lamentó que la OPRET haya censado cerca de 30 viviendas y que presuntamente aún no ha hecho los pagos acordados para que las familias se movilicen a un lugar seguro.


“Nosotros no permitiremos que sigan construyendo a esa altura con todas esas personas debajo… una calle por donde pasan niños y todo el mundo. Sería una catástrofe si se cae esa grúa. Son muchos los muertos que puede haber, y además hay cables que se han caído varias veces… aunque el ingeniero diga lo contrario”, precisó.


El presidente del Comité Dominicano de Derechos Humanos, Virgilio Almánzar, confirmó que los moradores viven en una zona de peligro.


“Esa grúa, si se desprende, habrá una tragedia humana, y van a morir personas inocentes, personas que no están en contra de que se haga esto (el Metro), sino que se le garantice su vida. Si ya fueron censados y evaluados, se tiene que asumir el compromiso. Si ya la OPRET le dijo que les iba a pagar, que lo hagan”, sostuvo Almánzar.


Debajo del puente Francisco del Rosario Sánchez (De la 17) se realizan trabajos para levantar el puente atirantado que conectará, a través del sistema ferroviario, al Distrito Nacional con el municipio Santo Domingo Este.