AdvierteEl ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, advirtió ayer enfáticamente que el Gobierno no acepta bajo ningún concepto que se le tracen pautas, con relación a la visita de la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que está en el país.


Dijo que la OEA o cualquier otro organismo pueden venir a verificar lo que hace el país en materia migratoria, pero jamás se aceptará que diga lo que debe hacer, porque esta es una nación soberana.


Indicó que es un derecho soberano del país el regularizar su migración como lo hacen otras naciones del mundo.


“Nosotros aceptamos que cualquier organismo internacional o nación que quiera venir a observar, lo haga, pero nunca y bajo ningún concepto, que venga a trazarnos pautas, porque eso no lo aceptaremos”, dijo Peralta entrevistado en el Palacio Nacional. Manifestó que la República Dominicana tiene la capacidad como nación soberana de regular bajo las leyes la parte migratoria y enfatizó que todo se hace y se continuará realizando respetando los derechos de las personas.


“Ellos pueden observar y emitir cualquier sugerencia, pero nunca trazar pautas porque no lo aceptamos ni de la OEA ni de ningún otro organismo internacional”, reiteró.


Manifestó que la misión puede verificar todo porque el Gobierno no tiene nada que esconder y agregó que han hecho el proceso de regularización de manera transparente, acompañado de todos los organismos internacionales y gobiernos amigos de todo el mundo .


Sostuvo que los dominicanos, en este gobierno, no tienen nada de qué avergonzarse porque las autoridades han hecho todo apegados a las leyes y al respeto de los derechos humanos, pero que tampoco tienen que aceptar que se les tracen pautas.


De su lado, el alcalde del municipio Santo Domingo Este, Juan de los Santos, consideró que es una intromisión en los asuntos internos la visita que hace al país una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), pero que hay que ser elegantes y recibirlos.


Manifestó que ese organismo internacional no envía misiones a los otros países que deportan extranjeros como sí lo ha hecho con la República Dominicana.