DisparosUn hombre armado mató este jueves a cuatro infantes de Marina estadounidenses en un centro de la Reserva Naval en Chattanooga, Tennessee, confirmó la Marina. El atacante fue abatido.


Otras tres personas resultaron heridas, entre ellas un policía, dijo la funcionaria Enora Moss.


El atacante, identificado como Muhammad Youssef Abdulazeez, de 24 años, disparó en las puertas de vidrio de un centro de reclutamiento militar en un centro comercial. Luego, en su un Ford Mustang convertible alquilado, se trasladó a su siguiente objetivo -a unos 10 kilómetros-: un centro de reserva naval. Allí, protagonizó un tiroteo y finalmente fue abatido por la policía.


Abdulazeez logró mantener a la policía a raya durante un tiempo usando la munición que tenía.


El atacante llevaba rondas de balas de 30 y una AK-47 y se enfrentó a las fuerzas policiales antes de ser abatido por la policía de Chattanooga, de acuerdo con una fuente de la investigación.


Ahora, un grupo de trabajo antiterrorismo -con el FBI a la cabeza- investiga los hechos, dijo una fuente policial.


Las autoridades “no han determinado si se trataba de un acto de terrorismo o si se trataba de un acto criminal”, dijo Ed Reinhold, agente especial del FBI a cargo. “Estamos estudiando todas las vías posibles, si fue terrorismo -nacional o internacional- o si se trataba de un acto criminal”.


Un detalle clave ayudará a tomar esa determinación: averiguar el motivo del sospechoso.


“Nos tomamos muy en serio todos los tiroteos. Obviamente, cuando tienes un ataque contra una instalación militar de Estados Unidos, entonces tenemos que asegurarnos de que tenemos toda la información necesaria para hacer una evaluación en términos de cómo se llevó a cabo este ataque y qué precauciones a mayores podemos tomar en el futuro”, dijo el presidente Barack Obama, y prometió que la investigación sería” exhaustiva y pronta”.


El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, dijo que las autoridades estaban intensificando la seguridad en “ciertas instalaciones federales” después del tiroteo.