grecia Los líderes de la zona euro alcanzaron ayer lunes un acuerdo para empezar a negociar un nuevo programa de rescate con Grecia, que impone al gobierno de Alexis Tsipras medidas draconianas y grandes sacrificios para la exhausta economía del país.


Ahora la urgencia es que Grecia pueda hacer frente a sus próximos vencimientos.


Hasta mediados de agosto Atenas tiene necesidades financieras por 12,000 millones de euros.


Los ministros de Finanzas de la zona euro se reunieron de nuevo ayer lunes por la tarde en Bruselas para hablar de crédito puente, una cuestión compleja sobre la que esperan una solución el miércoles.


“Es muy complejo (…) aún no encontramos la manera de hacerlo”, dijo el holandés Jeroen Dijsselbloem que en la misma reunión fue nombrado de nuevo presidente del Eurogrupo en detrimento de su homólogo español Luis de Guindos.


Consecuencia del acuerdo, el BCE anunció este lunes que mantendrá “sin cambios” sus préstamos de urgencia (ELA) a los bancos griegos, vitales para mantener a flote la maltrecha banca del país, víctima de enormes fugas de capitales de los últimos meses.


Al cabo de 17 horas de difíciles negociaciones, marcadas por la desconfianza y las divisiones y la amenaza de una salida de Grecia de la unión monetaria, los 19 países llegaron el lunes por la mañana a un acuerdo “por unanimidad”. “El ‘Grexit’ desapareció”, dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker tras las maratonianas sesiones de negociación. La posibilidad de una salida de la zona euro había estado sobre la mesa hasta bien avanzada la madrugada.


Los mercados europeos recibieron con subidas ayerel acuerdo entre Grecia y la eurozona, con la mayoría de las grandes bolsas operando al alza.


Fuente: Listín Diario