ChapoEl Gobierno de México aseguró hoy en comparecencia ante una comisión del Congreso que recapturará al narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, cuya fuga de una prisión de máxima seguridad ha sido calificada por el presidente Enrique Peña Nieto de “afrenta para el Estado mexicano”.


“Que no quepa duda, lo vamos a traer a prisión y ante la justicia mexicana, que no quepa duda”, dijo enfático a la prensa el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, en el marco de la presentación de los integrantes del gabinete de seguridad ante la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional del Congreso.


Galindo salió un momento del salón en que se realizaba la comparecencia para declarar que la misión encomendada por el presidente Peña Nieto a las instituciones de seguridad “es única: traer a prisión a Joaquín Guzmán Loera”.


Sostuvo que todas las capacidades del Estado mexicano están abocadas a su localización.


“Estamos a lo largo y ancho del todo el país, cuidando las carreteras, los poblados, las fronteras, los aeropuertos”, expuso.


“Las instituciones del Gobierno de la República ya lo detuvimos, ya lo pusimos tras las rejas. Estamos seguros de que lo vamos a hacer (recapturarlo), y desde luego hay plena confianza en nuestras instituciones para lograrlo, y lograrlo lo antes posible”, añadió el jefe policial.


La comparecencia de los miembros del gabinete de seguridad se realizó a puerta cerrada para evitar la filtración de información que pudiera comprometer la seguridad nacional, explicó la presidenta de la Comisión Bicamaral, la diputada Adriana González.


Los funcionarios asistentes el encuentro fueron los titulares de la Secretaría de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio; la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía), Arely Gómez; la Comisión Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, y el Centro de Investigación de Seguridad Nacional, Eugenio Ímaz.


También estuvo presente el secretario técnico del Consejo Nacional de Seguridad, Mauricio Dávila.


Guzmán Loera, líder del poderoso cártel de Sinaloa, fue detenido en Guatemala en 1993 y encarcelado en México, pero escapó de la cárcel de máxima seguridad de Puente Grande, en el estado de Jalisco, el 19 de enero de 2001.


Fue recapturado el 22 de febrero de 2014 en Mazatlán, Sinaloa, y se fugó de nuevo el pasado 11 de julio del penal de máxima seguridad del Altiplano I, en el Estado de México, a través de un túnel de kilómetro y medio que conducía a una casa a medio construir fuera del reclusorio.


Al cabo de la reunión con los miembros de la Comisión Bicamaral, el ministro Osorio reveló por primera vez que el personal de seguridad del penal tardó 18 minutos en percatarse de que el reo había desaparecido de su celda.


El martes pasado, el comisionado Rubido presentó en conferencia de prensa un vídeo que muestra el momento exacto de la evasión del capo, y aseguró que las imágenes muestran en todo momento un comportamiento “natural” del reo.


En el vídeo captado por una cámara de vigilancia puede verse a “El Chapo” caminar de un lado a otro de su celda, sentarse en su cama para cambiarse de calzado y agacharse en el área de la ducha, oculta por un muro bajo.


Finalmente, el prisionero vuelve a aproximarse a la ducha, se agacha de nuevo detrás del muro, y no se le ve más.


Al día siguiente de la evasión, Peña Nieto reconoció que el hecho constituye una “afrenta para el Estado mexicano”, en una declaración a la prensa en la residencia del embajador mexicano en París, donde este jueves terminó una visita de Estado a Francia.


Peña Nieto dijo entonces confiar en que las instituciones del Estado, especialmente las encargadas de seguridad, “estén a la altura con la fortaleza y la determinación para reaprehender a este delincuente”.


Este jueves, la Comisión Nacional de Seguridad informó en un comunicado que las autoridades mexicanas imprimieron 100.000 folletos con fotografías de “El Chapo”, que se repartirán en carreteras del país, llamando a que los ciudadanos colaboren en la captura del narcotraficante.


En estos folletos se ofrece una recompensa de 60 millones de pesos mexicanos (unos 3,8 millones de dólares) para quien facilite información confiable que lleve a la reaprehensión del delincuente.


Por otro lado, la Secretaría de Gobernación informó que el ministro Osorio se reunió la víspera con los gobernadores de varios estados del sur del país para reforzar la seguridad en la frontera como parte de la búsqueda del capo.


Entre las acciones acordadas con los gobernadores está la difusión conjunta de la campaña de denuncia ciudadana que el Gobierno de la República ha establecido con este propósito.