HaitianosEl gobierno haitiano aseguró hoy en un comunicado que ayer miércoles la República Dominicana deportó a 21 personas en el puesto de fronterizo de Malpasse (sureste de Haití) quienes fueron recibidos allí mismo por el primer ministro haitiano, Evans Paul.


El puesto fronterizo de Malpasse es uno de los cuatro pasos fronterizos más importantes en la frontera de ambos países.


En la nota oficial difundida a través de la cuenta oficial de la red social Twitter del primer ministro, el gobierno de Puerto Príncipe asegura que se trataba de un grupo de ocho mujeres, cinco hombres y ocho niños.


A su vez, el comunicado asegura que fueron arrestados en sus casas en suelo dominicano, aunque no específica dónde, y que la mayoría poseían documentos legales de residencia concedidos por las autoridades dominicanas y que algunos de los menores habían nacido en la República Dominicana.


La nota también señala que al grupo se le dio un tratamiento “inaceptable” tras un viaje de 15 horas sin escalas hasta la frontera y con la imposibilidad de comer o beber, y califica de “suplicio” el trayecto “especialmente para los menores”.


El primer ministro, por último, denuncia el tratamiento “inhumano hacia nuestros compatriotas, lo cual no es otra cosa que un acto de violación de los derechos humanos”.


Andrés Navarro, ministro de Relaciones Exteriores, aseguró hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, que su país ha respetado y respetará los derechos y libertades fundamentales de todos los extranjeros residentes en su país.


Navarro usó gran parte de su discurso en explicar las reformas legislativas con respecto a la regulación de extranjeros en el país y sus repercusiones prácticas, tras varias críticas de diversos órganos de Naciones Unidas -como el Comité de los Derechos del Niño o el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)- respecto a estos procesos.


El canciller dejó claro en su intervención de hoy que “no habrá deportaciones masivas de extranjeros indocumentados”, y que el caso de cada persona será tratado de forma independiente, respetando sus derechos y la ley vigente.