Sin lugar a dudas, este caso es bastante curioso ya que los alimentos favoritos de los gatos son el pescado, el pollo y la leche. Pero, cuando Munchkin intenta ingerir alguno de estos alimentos, sufre de espasmos y terribles convulsiones.


Munchkin vive en Hull, East Yorkshire (Inglaterra) al cuidado de sus dueños Louis Bean y su marido Paul, quienes la han llevado al veterinario para solucionar sus problemas de salud. Cuando el veterinario vió que la gatita estaba convulsionando, inmediatamente se dio cuenta que era alérgica a todo lo que estaba comiendo, por lo que le aplicó una inyección con esteroides.


Desde entonces, Munchkin sólo come un producto de alimento balanceado que proporciona toda la nutrición para gatos que sufren de alergias.