Era un simple encuentro informal con periodistas en 1973, durante una de sus habituales reuniones con la prensa internacional. Según cuenta el diario La Vanguardia, entonces y en un ambiente distendido, el periodista Brian Davis, de una agencia inglesa, le preguntó: “¿Cuándo cree usted que se podrán restablecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, dos países tan lejanos a pesar de la cercanía geográfica?”. Y Fidel respondió alto, para que le escucharan, como de ‘postureo’: “Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un presidente negro y haya en el mundo un Papa latinoamericano”.


Nada entonces facilitaba unas negociaciones que en 2015 se han hecho realidad. Y es que las condiciones han variado sensiblemente. En 1973, la guerra fría estaba en uno de sus periodos de máxima tensión. El presidente Richard Nixon juraba su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos y la guerra de Vietnam llega a su fin.


Aquella escena de Fidel Castro como disfrazado de Nostradamus cobra plena vigencia ahora. Y es parte de un reportaje del periodista y escritor argentino Pedro Jorge Solans que investigó sobre los precedentes de las reabiertas relaciones entre EE.UU. y Cuba que publicó en El Diario de Carlos Paz.