Un ataque aéreo de Estados Unidos en Siria mató hace dos semanas al kuwaití Mohsin al Fadhli, líder del grupo Jorasan, integrado por milicianos veteranos de Al Qaeda, según anunció este martes el Pentágono. El grupo planea ataques contra Estados Unidos y sus aliados, según el comunicado del Departamento de Defensa. Al Fadhli, de 34 años, era un veterano “facilitador” de la red terrorista y de los pocos milicianos de Al Qaeda que fue notificado con antelación de los atentados del 11-S en 2001.


El ataque contra Al Fadhli tuvo lugar el 8 de julio mientras viajaba en un vehículo en los alrededores de Sarmada, al noroeste de Siria, cerca de la frontera con Turquía. El que fuera confidente del fallecido líder de Al Qaeda Osama bin Laden estuvo involucrado, según la nota del Pentágono, en los atentados de octubre de 2002 contra marines estadounidenses en Kuwait y contra un barco francés. “Su muerte degradará e interrumpirá las actuales operaciones externas de Al Qaeda contra Estados Unidos y nuestros aliados y socios”, afirmó el portavoz Jeff Davis.


Al Fadhli ya fue objeto de un bombardeo estadounidense en septiembre pasado, cuando la campaña aérea contra el grupo yihadista Estado Islámico -una escisión de Al Qaeda- se expandió de Irak a Siria. Entonces, altos cargos de la Administración estadounidense dijeron creer que Al Fadhli había fallecido, pero nunca llegó a confirmarse oficialmente.


Al Fadhli combatió con los talibanes y Al Qaeda en Afganistán, y había estado involucrado en actividades de Al Qaeda en Irán y en el Pérsico.

Ese ataque se efectuó porque el grupo estaba, según información de inteligencia, “cerca de la fase de ejecución” de un atentado en Europa o EE.UU. Jorasan, esgrimió entonces Washington, disponía de un santuario seguro en Siria desde el que planeaba ataques externos, construía y probaba artefactos explosivos, y reclutaba a terroristas occidentales.


Según un perfil de 2014 del Centro Nacional de Contraterrorismo del Gobierno estadounidense, Al Fadhli fue incorporado en 2005 a la lista antiterrorista del Departamento del Tesoro y se ofrecía una recompensa de hasta siete millones de dólares por información que llevara a su captura.


Al Fadhli combatió con los talibanes y Al Qaeda en Afganistán, había estado involucrado en actividades de Al Qaeda en Irán y en el golfo Pérsico, y había prestado apoyo a milicianos que luchaban contra militares estadounidenses en Irak durante la intervención de entre 2003 y 2011.


Fuente: El País