PARAGUAYEl papa reconoció este sábado el valor histórico de las mujeres paraguayas que con “gran valor y abnegación, han sabido levantar un país derrotado, hundido, sumergido por una guerra inicua”.


Francisco ofició una misa en el santuario de la Virgen de Caacupé, una ciudad con unos 48.000 habitantes, a 54 kilómetros al este de Asunción.


La homilía del pontífice giró en torno al episodio de la Anunciación. El papa dijo que la aceptación de María a la voluntad de Dios no fue algo fácil de vivir porque fue “un ‘sí’ que no la llenó de privilegios o diferencias”.


“Encontramos en ella una verdadera madre que nos ayuda a mantener viva la fe y la esperanza en medio de situaciones complicadas”, agregó el pontífice.


El papa le dijo a los paraguayos que tienen la memoria viva de un pueblo que ha hecho carne las palabras del Evangelio.


“Y quisiera referirme de modo especial a ustedes mujeres y madres paraguayas que, con gran valor y abnegación, han sabido levantar un país derrotado, hundido, sumergido por una guerra inicua”, enfatizó Francisco en su mensaje.


El obispo de Roma dijo que Paraguay ha vivido situaciones muy pero muy difíciles, que desde una lógica común sería contraria a toda fe y a pesar de ello siguieron creyentes y esperando contra toda esperanza.


El papa llamó a los paraguayos a no perder la memoria ni sus raíces.