FifaLas autoridades estadounidenses solicitaron la extradición de siete funcionarios de alto rango de la FIFA detenidos en Suiza en mayo. Son sospechosos de aceptar sobornos por valor de más 100 millones de dólares en relación con torneos de fútbol.


Los siete fueron detenidos en una redada en un hotel en la víspera del Congreso Mundial de la FIFA en Zúrich, Suiza, tras una solicitud de Estados Unidos.


Entre ellos se encuentra Jeffrey Webb, vicepresidente de la FIFA y jefe de la CONCACAF, el organismo que rige el fútbol de América del Norte y el Caribe.


Otro es José María Marín, presidente de la Federación Brasileña de Fútbol desde marzo de 2012 hasta abril de 2015. Marín también se desempeñó como jefe de la comisión 2014 de la Copa Mundial. Marín, de 83 años de edad, fue también gobernador de Sao Paulo durante un breve período en la década de 1980.


Las detenciones en el seno del organismo rector del fútbol conmocionaron al mundo del fútbol y fueron seguidas por la renuncia del presidente de la FIFA, Joseph Blatter, a tan solo unos días de haber sido reelegido.


En su auto de 47 cargos, emitido en Brooklyn, el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a 14 personas de extorsión, fraude electrónico y conspiración para lavado de dinero.


Los funcionarios de la FIFA detenidos en Zurich se encuentran entre los que están siendo investigados por aceptar sobornos por valor de enormes sumas de dinero durante más de dos décadas.


“A cambio, los sospechosos de pagar los sobornos -representantes de los medios de comunicación deportivos y de empresas de promoción deportiva- se cree que han recibido los derechos de emisión, marketing y promoción de los torneos de fútbol en Estados Unidos y en América Latina”, dijo el Departamento de Justicia de Suiza.


“Se cree que estos crímenes se acordaron y prepararon en EE.UU., y los pagos fueron presuntamente realizados a través de bancos estadounidenses”.


La Embajada de Estados Unidos en Berna presentó el miércoles solicitudes de extradición formales de los siete detenidos, informó el Departamento de Justicia suizo en un comunicado este jueves.


Los siete funcionarios de la FIFA tendrán una audiencia con la policía de Zurich sobre las solicitudes de extradición. A continuación, tendrán otras dos semanas para responder a las solicitudes.


Después de escuchar los distintos argumentos, el Departamento de Justicia suizo se pronunciará sobre la extradición “en pocas semanas”, dijo el comunicado. Esa decisión puede ser impugnada en los tribunales.