MedicoUn doctor del área de Detroit, quien las autoridades dicen, les dio medicamentos para el tratamiento del cáncer a pacientes que no lo necesitaban -entre ellos algunos que ni siquiera tenían cáncer- fue sentenciado el viernes a 45 años en prisión.


El Dr. Farid Fata, de 50 años de edad, se declaró culpable en septiembre de administrar quimioterapia a pacientes que erróneamente habían sido diagnosticados con cáncer. A algunos les dijo que tenían un cáncer de sangre terminal llamado mieloma múltiple.


Se declaró culpable de 13 cargos de fraude a Medicare, un cargo de conspiración para pagar o recibir sobornos y dos cargos de lavado de dinero.


Los fiscales federales dicen que él es “el estafador más grande en la historia de este país”.


Para Fata, dijeron, “los pacientes no eran personas. Eran centros de ganancias”.


Fata perdió los 17,6 millones de dólares que cobró de Medicare y de compañías privadas de seguros. Unos 553 pacientes recibieron infusiones o inyecciones que eran médicamente innecesarias, dijeron los fiscales.


El oncólogo dio una emotiva disculpa en el tribunal, y afirmó que estaba “avergonzado” de sus acciones.


“He violado el juramento hipocrático y la confianza de mis pacientes”, dijo Fata, según WDIV, afiliada de CNN. “No sé cómo puedo sanar la herida. No sé cómo expresar el dolor y la vergüenza”.


Sin embargo, para las docenas de las víctimas de Fata que ingresaron al tribunal de distrito de Estados Unidos para el distrito oriental de Michigan a lo largo de la semana a fin de escuchar su sentencia, su disculpa no importa.


Muchos seguirán experimentando los efectos de sus tratamientos que en ocasiones fueron innecesarios, por el resto de sus vidas.


Como lo dijo Geraldine Parkin, la esposa de un expaciente en el tribunal, muchos fueron “torturados hasta sus últimos suspiros”.