PLREl secretario general del Partido Liberal Reformista (PLR), Manuel Alsina de Castro, dijo que República Dominicana no puede soportar la afrenta que pretenden imponerles organismos internacionales, en su decisión soberana de regular la migración indocumentada.


Rechazó las actitudes injerencistas de estas organizaciones que reclaman al Gobierno dominicano cargar con la pobreza de Haití.


Calificó de “mentirosos e irresponsables” los argumentos expuestos el embajador haitiano ante la OEA, Bocchit Edmond.


Dijo que la ONU ni la OEA pueden impartir órdenes al país porque República Dominicana es una nación soberana.


“Todavía aquí no se han producido repatriaciones, sino que lo que ha habido es movimientos migratorios voluntarios”, señaló.


Expresó que sin hacer caso al informe del Plan Nacional de regularización Migratoria que aplica el Gobierno, organismos internacionales han preferido el camino de la injuria de una manera irresponsable.


Alsina de Castro dijo que el pueblo dominicano está obligado a rechazar tales insolencias sin miramiento de los mínimos tratados internacionales que consagran el derecho a la soberanía y la autodeterminación que tienen sus naciones para decidir bajo qué reglas jurídicas deben regir a sus pueblos.


“Rechazamos que la aplicación del Plan de Regularización sea una política de limpieza étnica, racista y xenófoba por parte de nuestro país como se nos quiere atribuir”, dijo.


Señaló que las intervenciones, recomendaciones y presiones de esos organismos buscan a forzar al país a desconocer la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional y la ley 169-14, para la naturalización.


Dijo que República Dominicana es una nación soberana y que ningún país, por más poderoso que sea, u organismo internacional, puede darle órdenes para lo que debe hacer en materia de procesos migratorios y en cualquier otro orden.