DelincuentesLa delincuencia está arropando a los parceleros de la zona agraria de Santomé en San Juan de la Maguana, donde varios animales han sido descuartizados en las últimas horas.


Además del robo de reses, los delincuentes sustraen rubros agrícolas, situación que mantiene en zozobra a los pequeños agricultores del asentamiento agrario Santomé.


En el último robo los ladrones sólo se llevaron las partes de masa de la vaca, y una novilla de nueve meses de edad.


Rubros como aguacate, guineos y cocos son también parte de las cosas que roban los delincuentes.


Por tal razón los parceleros se sienten impotentes, ya que no tienen amparo de la justicia.


Los afectados dicen están desamparados, pues las autoridades policiales y militares no se ven en la zona a ninguna hora del día o la noche.


Hasta temen por sus vidas, pues podrían ser enfrentados por los delincuentes, al ser encontrados robando.


Ángel Díaz, el último agricultor afectado, dijo que ha querido cambiar la agricultura por la ganadería ante las pérdidas que ha tenido produciendo en la tierra, pero al parecer los delincuentes no le permitirán la crianza de animales.