CubaFrente a la Sección de Intereses de Cuba en Washington hay una asta que no tiene bandera.


El poste fue puesto hace meses, pero el protocolo dicta que hasta que Estados Unidos y Cuba no restauren formalmente las relaciones diplomáticas, los cubanos no pueden izar su insignia nacional.


Hasta entonces, una placa explicará que la Sección de Intereses, la instalación diplomática cubana, es patrocinada por la embajada de Suiza.


Pero la mañana del lunes, la bandera roja, blanca y azul de Cuba será izada en lo que será, una vez más, la embajada de Cuba, poniendo fin a más de 50 años de hostilidad entre Washington y La Habana.


El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, elevará la bandera de su país, un evento que funcionarios del gobierno cubano dijeron que sería transmitido en vivo por la televisión estatal de la isla.


Una delegación cubana de diplomáticos, artistas y veteranos de la revolución conmemorarán el hecho con cerca de 500 invitados.


Los diplomáticos estadounidenses en La Habana han preparado todo, incluso las nuevas tarjetas de visita con el signo de la embajada. Pero las fiestas tendrán que esperar a la visita del secretario de Estado John Kerry -el viaje de más alto nivel de un funcionario de Estados Unidos a Cuba desde la revolución de 1959- para la ceremonia de reapertura de la embajada en agosto.