Cuba Cuba se convirtió en el primer país del mundo en recibir la validación por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que ha eliminado la transmisión del VIH y la sífilis de madre a hijo, según informó esa organización este martes.


Según la OMS, el logro de Cuba representa uno de los retos más importantes en salud pública de un país y se configura como un paso importante para la eliminación del virus del SIDA en futuras generaciones.


“Esto demuestra que el fin de la epidemia del sida es posible y esperamos que Cuba sea el primero de muchos países que vienen a buscar la validación de que han terminado sus epidemias entre los niños “, explicó Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA, durante una rueda de prensa en la que se presentó el informe en Washington.


La transmisión de madre a hijo de estas enfermedades se considera eliminada cuando las tasas de infección son llevados a niveles tan bajos que dejan de ser consideradas un problema de salud pública, según la OMS.


“En el caso del VIH, esto se define como menos de 2 de cada 100 bebés nacidos de mujeres con VIH, que es la tasa más baja considerada posible de lograr con los métodos de prevención disponibles en la actualidad. En el caso de la sífilis, la eliminación se define como menos de 1 caso por cada 2.000 nacidos vivos”, explicó la organización a través de un comunicado.


La OMS reportó que desde 2009 el número de niños que nacieron con VIH se redujo mundialmente, pasando de 400.000 a 240.000 casos en 2013. En 2015, la meta es reducir a 40.000 el número de infecciones infantiles.


Entre tanto, esa organización reportó que casi 1 millón de embarazadas en todo el mundo se infectan con sífilis anualmente, lo que ocasiona muerte del bebé o infecciones graves para los neonatos. Sin embargo, dijo la Organización Mundial de la Salud, opciones simples y rentables de detección y tratamiento durante el embarazo, como la penicilina, pueden eliminar la mayoría de estas complicaciones.


Alrededor de 1,4 millones de mujeres en el mundo que viven con VIH quedan embarazadas. Existe la probabilidad de que entre el 15 y el 45% de los casos el virus sea transmitido de la madre al bebé, si no suministran antirretrovirales a ambos, en la etapa que puede producirse la infección.


Durante 2013, en Cuba sólo dos bebés nacieron con VIH, y sólo tres nacieron con sífilis congénita, reflejando tasas de transmisión por debajo de los umbrales de eliminación, según la OMS.