CampañaUna campaña desde Estados Unidos para tratar de boicotear el turismo norteamericano y de otras partes del mundo a la República Dominicana, comenzó oficialmente con la apertura de la página “Why I Cancelled My DR Trip” (¿Por qué Cancelé Mi Viaje a la República Dominicana?), publicada desde esta semana en la red social Facebook, por iniciativa del Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití, con sede en Massachusetts.


La página, que salió a la luz hace algunos días e hizo entrada en la noche de ayer, ya tiene 1,204 “me gusta” (I like).


Insta a quienes viajan con frecuencia y a los potenciales turistas de República Dominicana a cancelar sus viajes a la media isla caribeña, alegando que prevalece “un clima de racismo, violación a los derechos humanos y negación de la nacionalidad a miles de hijos de haitianos nacidos en territorio dominicano”.


También publica informaciones sobre lo que alegadamente ocurre en la República Dominicana con el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, declaraciones de personalidades, funcionarios, celebridades y organizaciones que se identifican con los haitianos; fotografías y comentarios de los visitantes a la página.


Además, difunde actividades de protesta contra el Gobierno dominicano y denuncias sobre supuestos “maltratos” de autoridades civiles y militares, y de dominicanos comunes contra los haitianos.


Entre sus publicaciones está un reportaje de Noticias SIN, en el que se denuncia que guardias del CESFRONT despojaron a numerosas haitianas de las mercancías que iban a vender en el mercado fronterizo de Dajabón.


El reportero ese medio expresó en el reportaje que “los abusos de los militares del CESFRONT, contra los haitianos y las haitianas, están a la vista de todos”.


La página de Facebook es apoyada también por el grupo “Estado Haitiano Estadounidense”, con sede en Boston.


Activistas del citado instituto dijeron al periódico Boston Globe que recientemente hicieron un viaje a pueblos fronterizos en los que verificaron la situación de “abusos, violaciones de derechos, represión y pánico” entre los haitianos que viven allí, especialmente por el Norte.


Wesley Laine, un representante legal de la institución, quien formó parte del grupo, dijo que se documentó el caso de un inmigrante haitiano que cruzó la frontera en 1985, huyendo de la dictadura de Jean Claude Duvalier (Baby doc), fue clasificado como refugiado por Naciones Unidas, se casó con una dominicana y fue detenido en medio de la quema de “casuchas” de haitianos en el barrio en el que vivía, por lo que decidió regresar a Haití.


Laine precisó que el refugiado se enteró posteriormente de que tres haitianos habían sido asesinados.


“Sintió que sus vecinos dominicanos se habían vuelto contra él y, por suerte, él tenía otro lugar a donde ir”, sostuvo.