Accidente“Wow, retiré el acelerador del lado equivocado”.


Estas son las palabras del capitán del vuelo de TransAsia Airways GE235, ocho segundos antes de que el avión golpeara un puente y cayera a un río taiwanés, pocos minutos después de despegar, matando a 43 personas a bordo.


El último informe del Consejo de Seguridad Aérea de Taiwán sobre el accidente de febrero confirma que el capitán de la aeronave ATR 72-600 desconectó erróneamente el motor que estaba trabajando cuando el otro perdió potencia.


El avión está diseñado para ser capaz de volar con solo un motor.


Según el informe, una alarma sonó y una alerta en la pantalla mostró que se había apagado un motor o faltaba energía eléctrica cuando el avión había alcanzado los 1.200 pies.


El capitán respondió tirando hacia atrás del acelerador, pero del lado equivocado, lo que apagó el motor que estaba trabajando.


El avión, que tenía menos de un año de edad, voló peligrosamente entre edificios y golpeó un puente y un taxi antes de estrellarse en el río Keelung, de poca profundidad, en la capital de Taiwán, Taipei.


Quince de las 58 personas a bordo, todos los de la parte continental de China o de Taiwán, sobrevivieron.


El informe no establece responsabilidades ni recomendaciones, y se espera otro reporte final para abril de 2016.