EntrenadorEl entrenador del club Adelaide Crows, de la Liga de fútbol australiana, fue asesinado en su casa la madrugada del viernes, según un comunicado emitido por la Policía de Australia.


Después de ser llamado por un disturbio doméstico en torno a las 2:00 horas (local), personal de ambulancia atendió a Phil Walsh, de 55 años, por múltiples heridas de arma blanca, pero murió en la escena. El personal médico alertó a la policía.


Su hijo, de 26 años y que vivía con Walsh y su esposa, fue acusado de asesinato. Un cuchillo que se cree fue usado en el ataque, fue recuperado de la escena.


La esposa de Walsh también sufrió heridas que no amenazan su vida y está siendo atendida en el Centro Médico Flinders en la ciudad.


El hijo de Walsh fue arrestado también en Flinders en una calle a unos 2,5 kilómetros poco tiempo después. Permanece detenido para una evaluación psiquiátrica.


“No es porque sea una persona de alto perfil, es absolutamente terrible cuando las familias se rompen en tales circunstancias trágicas. Para cualquier familia, independientemente de quién se trate, es una de las peores cosas que puedes imaginar que puede suceder”, dijo el funcionario a cargo de la investigación, el superintendente Des Bray.


“La única diferencia con este (caso) es que él tiene un perfil alto. El dolor y el sufrimiento no es diferente”.