NIGERIAUna serie de explosiones, una de ellas dentro de una iglesia, mataron a al menos 28 personas en Nigeria, donde el ejército está luchando contra el grupo extremista islámico Boko Haram.


El número de muertos más elevado se registró en Jos, en el centro de Nigeria, donde hubo dos explosiones mortales, no muy lejos una de otra.


Una explosión se produjo cerca de una mezquita en la que se celebraba un sermón por el mes sagrado del Ramadán, y la otra golpeó una avenida principal, donde viven muchas familias musulmanas.


Un sobreviviente, Ado Aliyu, dijo a CNN que alrededor de cinco hombres armados irrumpieron entre una multitud de personas y comenzaron a disparar, lo que desencadenó una estampida antes de la primera explosión.


Al menos 23 personas murieron y más de 60 resultaron heridas, dijeron fuentes hospitalarias.


Nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad del ataque.


Boko Haram ha estado ligado a la violencia en Jos en el pasado, incluyendo un ataque a un mercado de mayo de 2014 en el que murieron más de 100 personas.


La ciudad se encuentra entre la predominantemente cristiano y animista mitad del sur de Nigeria y el norte, donde vive la mayoría de los musulmanes del país.


En la ciudad nororiental de Potiskum, por su parte, un atacante suicida se inmoló en una iglesia el domingo, matando al sacerdote y a otras cuatro personas, dijeron testigos y la policía a CNN.


Aunque nadie ha reivindicado la autoría del atentado de la iglesia, el método, el objetivo y la ubicación son consistentes con los ataques del pasado que se cree que han sido perpetrados por Boko Haram.


La violencia en Jos y Potiskum tuvo lugar después de una semana sangrienta, con ataques de Boko Haram contra aldeas en el noreste de Nigeria, que dejaron más de 150 muertos.


El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, llamó este lunes a los ataques anteriores “inhumanos y bárbaros” y prometió que hasta el último “bandido de Boko Haram sería perseguido sin piedad y el compromiso.”