MuerrteEl líder de los talibanes afganos, el mulá Omar, murió hace dos años en Pakistán a consecuencia de una enfermedad, confirmó a dpa un funcionario del gobierno afgano en Kabul.


“Tenemos la confirmación de las autoridades paquistaníes y de fuentes talibanes de que murió hace dos años a consecuencia de una enfermedad en Paksitán”, dijo el funcionario bajo condición de anonimato.


“La cuestión también fue debatida en una reunión del consejo de seguridad nacional en el palacio presidencial. Estamos debatiendo ahora cómo proceder dada la revelación”.


El portavoz talibán, Zabiullah Mujahid, anunció un comunicado sobre la muerte, pero se negó a confirmar o negar la información por el momento.


El portavoz presidencial afgano, Zafar Hashemi, dijo que el gobierno está investigando la información.


Otro funcionario afgano señaló que el gobierno ha recibido la confirmación de fuentes de inteligencia pero está intentando obtener pruebas definitivas de la muerte antes de anunciarla formalmente.


El diario paquistaní “Express Tribune” dijo que Omar murió hace dos años por tuberculosis, citando a un miembro del consejo central talibán. “Ha sido enterrado en el lado afgano de la frontera”, añadió. “El hijo del mulá Omar identificó el cuerpo de su padre”.


Además señalaba que el consejo talibán ha convocado un encuentro para elegir a un nuevo líder.


Los rumores sobre la muerte surgieron a comienzos de semana cuando una facción disidente del movimiento, Fidayee Mahaz, dijo que Omar había muerto y que había sido enterrado en la provincia de Zabul.


Las últimas revelaciones llegan justamente a dos días de la segunda ronda de conversaciones de paz previstas entre el gobierno afgano y los talibanes en Pakistán.


El pasado 15 de julio se había difundido un supuesto mensaje del mulá Omar con motivo del fin del mes sagrado del ayuno musulmán, el Ramadán, en el que daba un apoyo velado a las negociaciones.


El mulá Omar, nacido en 1959 ó 1960, según las fuentes, luchó en los años 80 contra las tropas soviéticas en Afganistán. Tras la caída del régimen comunista en 1992 comenzó una guerra civil en Afganistán que cuatro años después llevó a los talibanes al poder, encabezados por Omar.


Hasta 2001 presidió el gobierno talibán en Afganistán, durante el que impuso una interpretación radical de la legislación islámica, la Sharía. Además, ofreció refugio al entonces líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden.


Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 los talibanes se negaron a entregar a Bin Laden a Estados Unidos, sentando las bases de su propio final: una coalición internacional liderada por Estados Unidos entró en el país ese mismo año y puso fin al régimen talibán.


Desde entonces el mulá Omar estaba desaparecido. Estados Unidos puso una recompensa de 10 millones de dólares por el líder talibán, cuyo su paradero se sospechaba en Pakistán.


Otras informaciones sobre su muerte habían sido continuamente desmentidas por los talibanes.