NBA


Se completó el primer partido de las Finales de la NBA y se cumplieron cada uno de los pronósticos, con los Warriors de Golden State como mejor equipo, el alero LeBron James, convertido en el Jugador Más Valioso (MVP), y se dio la nota negativa de la lesión del base Kyrie Irving, que de ser grave, puede ser de efectos muy negativos para los Cavaliers de Cleveland.


Los Warriors tuvieron que ir a la prórroga antes de vencer 108-100 a los Cavaliers, en el primer partido de unas Finales de la NBA que no disputaba el equipo de Golden State desde 1975 cuando consiguieron el título de liga.


Precisamente la falta de experiencia en las Finales de todos los jugadores que conforman la plantilla hizo que se notase al comienzo del partido, con la imprecisión y falta de acierto en las acciones ofensivas que tuvieron los Warriors.


Factor que aprovecharon los Cavaliers, mucho más tranquilos, al tener de su lado nada menos que a James, el jugador más en forma que hay actualmente en la competición y con cinco Finales de la NBA consecutivas y dos títulos en su haber.


Pero los Warriors, como les ha sucedido en todas las eliminatorias anteriores de playoffs, Pelicans de Nueva Orleans, Grizzlies de Memphis y Rockets de Houston, vinieron de menos a más y al final volvieron a ser el mejor equipo en el campo.


El base Stephen Curry, el MVP de la temporada y su líder, reconoció que el equipo no comenzó bien y tendrán que mejorar de cara al segundo partido, pero al final supieron presionar y realizar una gran defensa que sólo permitió a los Cavaliers anotar dos puntos en la prórroga.


“Tenemos que establecer antes en control en el partido, no dudo que lo haremos en el segundo partido”, comentó Curry que concluyó el partido con 26 puntos, ocho asistencias, cuatro rebotes y dos recuperaciones de balón. “Cada uno se implicó en el juego y lo dio todo en el campo”.


Las estadísticas muestran que en las últimas siete veces que el ganador del premio MVP de la temporada regular que jugó las Finales de la NBA y ganó el primer partido su equipo también consiguió el anillo de campeón.


Mientras que el escolta Klay Thompson volvió a ser el complemento perfecto en el juego ofensivo de Curry al conseguir 21 puntos, seis rebotes y pudo dos tapones.


Thompson, hijo del exjugador Mychal Thompson, que también disputó 18 partidos de las Finales, pero en ninguno de ellos pudo anotar tantos puntos.


“Es cierto que no comenzamos bien, pero es algo que nos ha pasado desde el inicio de la temporada, sin embargo, siempre sabemos encontrar el camino de hacer mejor las cosas y ganar”, señaló Thompson.


El resto del equipo de los Warriors cumplió, incluidos los defensas que fueron muy superiores a los de los Cavaliers al aportar 34 puntos, incluidos 15 del escolta-alero Andre Iguodala, que se convirtió en el factor sorpresa ganador por la gran labor defensiva que también realizó.


Aaunque no pudo impedir que James fuese la gran estrella y estableciese su mejor marca encestadora con 44 puntos, ocho rebotes y seis asistencias.


Pero como el resto de sus compañeros desapareció en la prórroga cuando el equipo sólo pudo anotar dos puntos.


“Hay que darle crédito a los Warriors que al final fueron mejores, pero nosotros tuvimos todas las oportunidades para ganar el partido”, comentó James. “Mi tiro a canasta antes que concluyese el tiempo reglamentario es el que hago normalmente, pero esta vez no entró”.


Lo que más le preocupa a James es la lesión de Irving, que tuvo que abandonar el campo en el tiempo de prórroga y aunque los primeros exámenes dan negativos en cuento a daño en la estructura de la rodilla izquierda, su baja genera preocupación.


“Había trabajado muy duro los últimos ocho días para estar a su mejor nivel y lo consiguió, ahora tuvo que abandonar el campo en muletas y no es la mejor señal”, comentó James.


Por su parte, el equipo no dará a conocer el verdadero alcance de la lesión que sufre Irving hasta que se le haga hoy viernes un examen de resonancia magnética, aunque todo parece indicar que, su participación en el segundo partido, programado para el domingo, es más que cuestionable.


“Por el tono de mi voz podrán notar que estoy preocupado”, comentó Irving al concluir el partido. “Lo mínimo que ha sucedido es que se me haya agravado de nuevo los problemas de tendinitis que he venido arrastrando”, comentó Irving que durante el tiempo que estuvo en el campo aportó 23 puntos, siete rebotes, seis asistencias y recuperó cuatro balones. “Había jugado muy bien”.


Por su parte, el entrenador de los Warriors, el novato Steve Kerr, señaló que odiaba ver salir del campo a un jugador lesionado y esperaba que Irving pudiese jugar toda la serie.