Moneda


Para Francia, es como vivir nuevamente Waterloo.


Bélgica está emitiendo una nueva moneda de euro para conmemorar el bicentenario de la batalla de Waterloo, una de las derrotas más dolorosas en la historia militar francesa.


Al gobierno francés esto no le agrada en absoluto.


París objetó cuando Bélgica por primera vez dio a conocer su plan para una nueva moneda de 2 euros en febrero, argumentando que podría “causar una reacción adversa en Francia” en un momento en el que la eurozona necesita permanecer unida.


Los países de la eurozona necesitan el consentimiento de sus compañeros para emitir nuevas monedas. Así que Bélgica destruyó alrededor de 180.000 monedas que ya había acuñado.


Pero el vecino mucho más pequeño de Francia ahora ha utilizado una cláusula muy poco conocida de la ley Europea que permite que los países emitan monedas conmemorativas sin valor estándar. El resultado: una moneda conmemorativa de 2,50 euros de la batalla de Waterloo en 1815.


“La protesta de los franceses los llevó a que eligieran un valor que no es común en la eurozona”, dijo el ministro de finanzas belga en una declaración. “Esta es la primera moneda belga con tal valor simbólico”.


A Francia se le aseguró que la nueva moneda solamente será usada en Bélgica, pero eso no detuvo a los medios franceses para que se refirieran a la rencilla como “un nuevo Waterloo”.


Waterloo es un pequeño pueblo a unos cuantos kilómetros al sur de Bruselas, la capital de Bélgica, y a unos 80 kilómetros de la frontera francesa.


La batalla marcó la derrota final de Napoleón, después de 23 años de guerras entre Francia y el resto de Europa. Alrededor de 12.000 personas fueron asesinadas y unas 35.000 resultaron heridas ese día.


Esta invalidó la anexión de Bélgica hecha por Francia –conduciendo, en última instancia, a la independencia de los Países Bajos en 1830– y provocó el fin de un período de inigualable influencia francesa sobre el continente.


La nueva moneda de 2,50 euros representa la posición de las tropas en el campo de batalla y se está vendiendo en línea por 6 euros. Una moneda grande de plata de 10 euros también está disponible por 42 euros.


La batalla marcó el final de las guerras napoleónicas.