Quejas


En los días previos al vencimiento del plazo del Plan Nacional de Regulación de Extranjeros, cientos de haitianos asistieron ayer a los centros ubicados en el barrio Sabana Perdida, en Santo Domingo Norte, y la urbanización Los Ángeles, en Santo Domingo Este.


En ambos puntos, los extranjeros se quejaban de la lentitud del proceso y alegaban supuestas “ventas de tickets” a cambio de la entrada. En Sabana Perdida, el supervisor del Plan Nacional de Regularización, Jorge de Jesús, explicó que se estaba atendiendo a los extranjeros por tickets que eran entregados en las puertas para venir en una fecha y un día acordado.


“El problema es que ellos (los extranjeros) los están vendiendo a 500 y mil pesos después de que obtienen los tickets en las puertas”, dijo De Jesús. El ticket que señala el supervisor consiste de un catálogo con un número, firma y fecha del día que debe asistir. En tanto que en Los Ángeles las quejas era que se tomaban hasta dos horas para llamar nuevos grupos, razón por la que los presentes acusaron de meter por detrás a otras personas.


Randolph Castillo, supervisor del centro, argumentó que se estaba siguiendo el orden, pero el sistema era lento. “Comenzamos a las 7:30 de la mañana. Entró un grupo de 100 casos primero, porque son grupos familiares no son grupos de una persona, y desde entonces sólo hemos permitido la entrada de las mujeres embarazadas”, dijo Castillo, “cuando se atiendan los primeros 50 casos vamos a dejar entrar otros 50 de los que están fila”.


El Ministerio de Interior y Policía anunció ayer que hasta el final del plazo se trabajará hasta las siete de la tarde, y las oficinas abrirán a partir de las ocho de la mañana inclusive durante el fin de semana restante. En esta etapa se han multiplicado los interesados en registrarse.