protestas


Coaliciones dominico-haitianas, organizaciones culturales, comunitarias, religiosas y activistas de una diversidad de instituciones, participaron en una concurrida protesta en la que se manifestaron docenas de oponentes a las repatriaciones masivas de haitianos de la República Dominicana.


La manifestación, en la que sobresalió la presencia de jóvenes de ambos sexos y estudiantes de universidades y colegios comunitarios de alto grado, acopió como lema principal lo que calificó como “carácter racista” de las leyes migratorias dominicanas aprobadas en el 2014, antes de la sentencia 168/13 del Tribunal Constitucional (TC).


Entre las coaliciones representadas estuvieron BlackLivesMatter DominicanRepublic, Dominicanos Por Haití, We Are All Dominicans, Yo Tambien Soy Haití Ayiti’ y Radical Latina.


Hablando en inglés unos y en español otros, la mayoría de jóvenes que se expresaron recordaron que nacieron en los Estados Unidos, pero que son hijos de inmigrantes dominicanos.


Uno de ellos que se identificó como Emmanuel Padilla, señaló que no está de acuerdo con que el gobierno dominicano ejecute las deportaciones, violando los derechos humanos de los haitianos.


Añadió que la medida, debe ajustarse al respeto de las normas internacionales que rigen el derecho global y de cuyos tratados la República Dominicana es firmante.


Otra de las manifestantes, que dio el nombre de Lily, coincidió con Padilla en sostener que es hija de dominicanos, nació en Nueva York y le apena mucho la situación por la que atraviesan los haitianos.


Dijo que obviamente, el plan migratorio del gobierno dominicano, tiene único blanco a los haitianos y a los hijos de haitianos nacidos en la República Dominicana, por lo que debe ser rechazado.


Reynaldo García Pantaleón, expuso que la lógica del estado y la élite dominicana vá más allá de los beneficios que sacan de la explotación de los trabajadores haitianos.


“No tiene sentido a partir de esa premisa”, añadió Pantaleón.


La policía colocó barreras para mantener a los manifestantes dentro de perímetros restringidos y evitar que se desbordaran y protestaran en las calles.


La protesta se hizo en las inmediaciones y frente al edificio que aloja la sede del Consulado General de la República Dominicana, situado en el cuarto piso del 1501 de la avenida Broadway, entre las calles 43 y 44.


La manifestación concluyó sin incidentes y los participantes, levantaron pancartas y grandes carteles, destacando el “racismo” del gobierno dominicano contra los inmigrantes haitianos y sus hijos nacidos en territorio de la media isla.


Los organizadores calificaron de “poderosa” la demostración y dijeron que formó parte de una coalición más amplia que se mantendrá vigilante, ante la aplicación de “políticas racistas anti haitianas” en la República Dominicana.