Agentes de la Policía de Los Ángeles pensaron que el hombre de 48 años sostenía un arma en su mano. En realidad, lo que tenía era una toalla envuelta alrededor de la muñeca. Los oficiales le ordenaron que tirara una pistola inexistente y a continuación le dispararon en cuatro ocasiones. Y después lo arrestaron.