G7


Varias ONG instaron hoy a los países más industrializados a que reduzcan su dependencia del carbón y adopten compromisos más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático, de cara a la cumbre del G7 que comenzará el domingo en Alemania.


El director de la representación política de la organización ecologista Greenpeace en Alemania, Tobias Münchmeyer, dijo en rueda de prensa en Berlín que Angela Merkel tiene la oportunidad de decidir si quiere ser “la canciller del clima o la del carbón”.


Esta asociación espera que del encuentro de los líderes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia en Elmau (sur de Alemania) surja una “visión valiente” en materia de lucha contra el calentamiento global que impulse las conversaciones de cara a la Cumbre del Clima de París de finales de año.


Greenpeace, agregó, exige que Alemania, para el año 2050, se nutra exclusivamente de renovables y abandone totalmente la quema de carbón en centrales energéticas, lo que ahora supone más del 40 % de la electricidad que consume la primera economía europea.


En un comunicado, la ONG medioambientalista NABU también exigió a Merkel y sus socios en el G7 un “claro impulso” en la lucha contra el cambio climático y que se conviertan en “precursores de un desarrollo sostenible dentro de la comunidad internacional”.


“Los países del G7 tienen en sus manos seguir siendo parte del problema global o si quieren ser el motor de la búsqueda activa de soluciones”, según el presidente de NABU, Olaf Tschimpke.


Esta ONG consideró que los miembros del G7 deberían avanzar en el encuentro de Elmau las aportaciones que quieren comprometer para el Fondo Verde del Clima, el mecanismo internacional para financiar medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en los países pobres.


Este instrumento, acordado en 2009, debería estar dotado con 100.000 millones de dólares al año, pero los países desarrollados, que tienen que financiarlo, apenas han anunciado aportaciones.


Además, una coalición de siete organizaciones ecologistas -una por cada país del G7- difundió hoy en Elmau un comunicado en el que exigen a los líderes de ese grupo que envíen una “señal fuerte” de que “la era de los combustibles fósiles se ha acabado”.


Estos colectivos son Germanwatch (Alemania), la Unión de Científicos Preocupados (Estados Unidos), Red de Acción por el Clima (Francia), E3G (Reino Unido), la Red Kiko (Japón), Defensa Medioambiental (Canadá) y Legambiente (Italia).


“El G7 tiene la responsabilidad global de ir más allá y más rápido para afrontar el cambio climático mediante una veloz descarbonización de sus economías y prestando apoyo a los más pobres”, afirmaron.