Naciones Unidas


El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) urgió hoy al gobierno dominicano a no deportar a los ciudadanos apátridas nacidos en la República Dominicana.


“Instamos al gobierno de la República Dominicana a que se asegure de que las personas cuya nacionalidad fue cuestionada por la decisión de la Corte Constitucional de 2013 no sean deportadas”, indicó en rueda de prensa Adrian Edwards, portavoz del ACNUR.


El miércoles finalizó el plazo de acogida al Plan de Regularización para Extranjero, por lo que ayer entró en vigor la segunda fase del plan, que prevé el inicio de los operativos de repatriaciones.


Edwards recordó que el ACNUR está muy preocupado por las más de 200.000 personas que podrían ser expulsadas a Haití a pesar de no contar con la nacionalidad haitiana.


“El ACNUR está preocupado acerca de los derechos humanos de las personas que podrían ser expulsadas a Haití a pesar de que no son considerados ciudadanos de ese país”, añadió.


Edwards señaló que ha pedido a las autoridades dominicanas que además de los documentos, tengan en cuenta otros criterios para otorgar o denegar la nacionalidad, como el hecho que la persona demuestre total dominio del español.


Por otra parte, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) pidió al gobierno dominicano que extienda el periodo de presentación de documentación, dado que muchos inmigrantes no han tenido la posibilidad de hacerlo antes de la fecha límite.


En 2013, la Corte Constitucional decidió revocar la ley que concedía la nacionalidad a miles de haitianos indocumentados residentes en la República Dominicana y a sus hijos nacidos en el país, que habían obtenido la nacionalidad.


Estas personas corren el riesgo de ser deportadas pese a la ley aprobada el año pasado para su regularización, con criterios muy restrictivos y que exigía su inscripción en un registro antes del 17 de junio.


La ONU ya ha criticado en varias ocasiones que la ley que facilita la nacionalidad dominicana no incluya a aquellos que no fueron inscritos al nacer, que son la mayoría de los afectados.