Monseñor


Monseñor José Dolores Grullón, vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, consideró injustas las críticas internacionales al país por la política migratoria que ha puesto en ejecución.


“Diría que no es justo, que se vuelquen, y más queriendo atacar para que no venga el turismo a este país, cuando este país ha hecho tantas cosas y sigue haciendo tantas cosas por los inmigrantes haitianos”, expresó el obispo luego de una eucaristía ayer en la Catedral Primada dedicada al Papa Francisco.


A juicio de Grullón, el Gobierno ha tratado de “subsanar aquella sentencia (la 168-13 del TC) que para mí no fue feliz” y cuyas consecuencias -de retención de documentos a descendientes de haitianos ante sospechas de registro irregular- calificó de “una cosa atroz”.


“El Estado ha tratado de solucionar, todos hemos estado apoyando a ver si se logra algo porque realmente a nivel internacional hemos quedado muy mal parados con esa sentencia”, dijo al referirse al reconocimiento de nacionalidad a más de 50 mil personas afectadas por la sentencia del TC.


Señaló como la principal cuestión en cuanto al Plan de Regularización de Extranjeros ver cómo concluye el proceso de los miles de inscritos, “porque los que han logrado la regularización son muy pocos”.