US-WEATHER-FLOOD


Cayó tanta lluvia en mayo en Texas que pudiera cubrir todo el estado (696, 241 kilómetros cuadrados) con 20 centímetros, informaron los meteorólogos.


Cada centímetro de lluvia que cayó en días pasados es demasiado para el estado al sur de Estados Unidos, en donde han muerto 22 personas y motivo por el que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha declarado como un desastre mayor.


El fin de semana, un estudiante de la Universidad de Houston observó un objeto en Brays Bayou y lo reportó a la policía de la institución educativa, que contactaron a las autoridades de Houston, según informó el sargento del Departamento de Policía de Houston J.T. Parker.


La policía encontró el cuerpo de un hombre, y una investigación preliminar sugiere que la muerte está relacionada con las inundaciones, informó Parker.


En otro lado de Houston, la policía evacuó a residentes de 20 hogares del suburbio de Rosenberg el sábado. Los residentes en al menos otros 14 hogares estaban decidiendo si abandonaban sus pertenencias mientras la amenaza del río Brazos crecía, informó el teniente William Henry.


Varios ríos en Texas estaban en su etapa de inundación en al menos 108 locaciones, informó el sábado el Servicio Meteorológico de Estados Unidos, pero para este domingo la lluvia cesó, según el Meteorológico.


Las lluvias torrenciales ya le han dado a Texas el récord del mes más mojado, según informaron climatólogos de la Universidad Texas A&M. Y las inundaciones de ríos y arroyos han roto récords mientras devastan cientos de hogares. En total, han caído 37.3 trillones de galones de agua en Texas en mayo, refirió el Servicio Meteorológico de EU.


Si bien se espera un período de clima seco para Texas a partir del domingo, los chubascos y tormentas golpearon algunas áreas al noreste y sureste de la entidad fronteriza con México.


El viernes por la noche, Obama declaró que “existe un desastre mayor en el estado de Texas”. El presidente estadounidense ordenó que llegue ayuda federal a la entidad.


El gobernador de Texas Greg Abbott ha declarado un estado de desastre en 70 condados, permitiendo con este hecho que los recursos estatales lleguen a ayudar a superar los estragos de la tormenta. Las inundaciones arrasaron con muchos hogares en San Marcos, que está entre Austin y San Antonio.