Policia


Pese a que el desfile del orgullo gay se ha realizado en paz durante los últimos 13 años en Estambul, este domingo el evento fue interrumpido por la policía que lanzó aerosol de pimienta y balas de goma a miles de personas que llegaban al acto.


Los organizadores de la marcha emitieron un comunicado asegurando que el gobierno de Estambul trató de evitar que se realizará el acto, argumentando respeto al mes sagrado musulmán del Ramadán.


Los asistentes continuaron celebrando en las calles aledañas al lugar del evento, mientras la policía los persiguió para dispersarlos del principal distrito comercial de Estambul, Taksim.


Un vídeo muestra a los asistentes al desfile del orgullo gay siendo tumbados con la fuerza de un cañón de agua.


Los activistas aseguraron que no solamente fueron atacados por su orientación sexual o su lucha por la equidad de género, sino que también fueron agredidos porque el gobierno de Turquía quiere silenciar a todas las minorías y a cualquier persona que pueda ser, según las autoridades, una amenaza al gobernante y conservador Partido de Justicia y Desarrollo.


Dirigidos por el presidente Recep Tayyip Erdogan, el partido gobernante no logró conseguir los suficientes votos para poder implementar un gobierno de un solo partido, en días pasados.


CNN habló con muchas fuentes que aseguraron que los hechos de violencia ocurridos este domingo durante la marcha del orgullo gay, fue un intento de tener contenta a la base conservadora de Erdogan.


“Esto ocurre después de las elecciones porque se dan cuenta del poder del movimiento de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis, Transexuales y Transgéneros (LGBT)”, dijo el activista transgénero Ruzgar Buski.


“El gobierno de Erdogan ha perdido su poder y saben que nuestra comunidad se fortalece y está unida a las otras minorías”, dijo.


“Le pedimos al gobernador de Estambul Vasip Sahin que se adhiera a la Constitución de la República de Turquía para que cese inmediatamente los ataques y que de una postura pública al respecto”, dijo un comunicado del grupo voluntario de la comunidad LGBT, News Turkey.


El grupo de integrantes del grupo voluntario hizo eco de una consigna hecha famosa en los eventos y desfiles de la comunidad gay en Occidente -“Estamos aquí, somos homosexuales, acostúmbrate”- e indicó en su comunicado con letras mayúsculas: “ESTAMOS AQUÍ, ACOSTÚMBRENSE, NO NOS VAMOS A IR”.


La comunidad LGBT fue parte fundamental durante las protestas ocurridas en 2013 contra el partido gobernante.


Este domingo, una mujer gritó: “No somos criminales, somos LGBT, no somos criminales, ¿por qué nos hacen esto?”.


Un hombre se acercó a la mujer y le gritó, “Cállate y vete”. El hombre le dijo a CNN que no le gustan las personas homosexuales y que están causando problemas en Turquía, enfatizando que el país es musulmán y para él, ser musulmán y tener una preferencia gay, es un conflicto.


Los enfrentamientos con la policía se presentan luego de la sentencia de la Corte Suprema de Estados Unidos en la que se dictaminó el apoyo a las uniones de parejas del mismo sexo, algo que celebraron los activistas LGBT en Turquía.


Las personas con preferencias homosexuales en el territorio turco aún no están en ese momento en el que puedan imaginarse este tipo de equidad en su país.


“Estamos en la etapa donde exigimos que no nos maten”, dijo Sevval Kilic, un activista transgénero que ayudó a organizar el desfile gay.


“No estamos discutiendo el matrimonio gay o derechos a emplearnos. Solo estamos demandando nuestros derechos humanos básicos.


Los hechos violentos de este domingo no hará que la comunidad gay en Turquía baje los brazos, dijo Kilic. “Solo nos hará más fuertes”.