CIA


Diez años después de que la Oficina del Inspector General de la CIA concluyó su investigación sobre las fallas de inteligencia antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la agencia desclasificó su contenido.


El documento de casi 500 páginas tiene una lista de los “problemas sistemáticos” que el inspector general encontró y que contribuyeron a perder de vista las advertencias sobre el plan de Osama bin Laden para secuestrar aviones y usarlos como armas.


El informe no tiene nuevas revelaciones dramáticas, pero ofrece un análisis adicional sobre los mismos problemas que se identificaron en otras investigaciones del gobierno.


“Con respecto a ciertas cuestiones, el equipo llegó a la conclusión de que la CIA y sus funcionarios no cumplieron su cometido de manera satisfactoria”, dice el informe.


La investigación del inspector general siguió a una investigación conjunta del Congreso que concluyó que la comunidad de inteligencia de Estados Unidos no tenía una estrategia integral para combatir a Al Qaeda.


El informe encontró que ningún empleado de la CIA violó las leyes y que los errores en la recopilación de inteligencia no eran producto de la mala praxis.


El problema, dice el informe, es que los agentes no hicieron su trabajo de manera satisfactoria.


Uno de las apartados del informe toca el papel de Arabia Saudita y sus vínculos, en su caso, con Al Qaeda.


Si bien hubo algunas especulaciones entre los agentes de inteligencia de Estados Unidos de que “unos cuantos” funcionarios del gobierno de Arabia Saudita pueden haber apoyado a Bin Laden, no había suficiente información para confirmar dicha hipótesis, indica el informe.


“El equipo no encontró ninguna evidencia de que el gobierno saudí apoyó a sabiendas y voluntariamente los terroristas de Al Qaeda”, indica el informe.