Obama


La Casa Blanca dio a conocer este miércoles un decreto presidencial que permite al gobierno comunicarse y participar en negociaciones con grupos terroristas que tengan a rehenes estadounidenses.


“Debemos actuar mejor”, dijo el presidente Barack Obama en la Casa Blanca este miércoles, al hablar sobre el cambio en las políticas de la atención a casos de rehenes.


Los funcionarios estadounidenses ahora tendrán permitido hablar con los grupos terroristas y discutir maneras de asegurar que los rehenes sean liberados, aunque el gobierno mantendrá su política de “no hacer concesiones” a los captores.


“La política de Estados Unidos es negar a los captores los beneficios de los rescates, cambios en políticas u otros actos de concesión”, se lee en el decreto presidencial. “Sin embargo, esta política no se opone a la participación en las comunicaciones con los secuestradores”.


El gobierno de Estados Unidos no pagará rescates, anunció la Casa Blanca, pero los funcionarios estadounidenses ya no amenazarán con acciones penales a las familias de rehenes que quieran hacerlo.


El pago de rescates ha sido tolerado en varios casos por el gobierno de Estados Unidos, aunque es considerado ilegal.


Obama también establece en la orden ejecutiva la creación de un organismo llamado Célula de Recuperación de Rehenes, que concentrará sus esfuerzos en localizar y liberar a estadounidenses en el extranjero.