Juez


El juez de Ejecución de la Pena del Distrito Nacional reconoció que el sistema de justicia a nivel mundial no ha sido efectivo para contener la violencia y los problemas de inseguridad que afectan a las sociedades.


El magistrado Saulo Ysabel Díaz puso el caso concreto de la República Dominicana donde para todo el que administra justicia penal sabe que los hechos de violencia se convierten en una especie de círculo vicioso.


Agregó que para jueces y fiscales ya se ha hecho costumbre encontrarse con que los transgresores de la ley en materia pelan son los mismos que tienen que perseguir una y otra vez.


Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´AGENDA que cada domingo se difunde por Telesistema, el magistrado explicó que el imputado que pasa por la mano de un fiscal, juez de Atención Permanente o de Ejecución de la Pena, casi siempre es la misma persona que regresa al cabo de uno, dos o tres años.


Sin embargo, el juez de la Ejecución de la Pena aclaró que debe haber mecanismos de reinserción a la sociedad de esas personas, principalmente de imputados vinculados al consumo de drogas que en la práctica son enfermos y necesitan otros tipos de tratamientos, distintos a la prisión, cuando cometen algún ilícito penal.


“El sistema de justicia a nivel mundial no le ha dado respuesta a la sociedad de lo que es la violencia, y los problemas de inseguridad, no le ha dado respuesta todavía”, insistió el magistrado Saulo Ysabel Díaz.


Sostuvo que por eso muchos penalistas a nivel internacional viven ofreciendo distintas soluciones respeto a la forma más efectiva de enfrentar esos flagelos que preocupa a la humanidad.


Sobre el particular explicó que organismos internacionales, como la Organización de Estados Americanos, han puesto en marcha programas de tratamiento y reinserción con personas adictas a las drogas y que son apresadas por la comisión de alguna infracción penal.


En tal sentido dijo que la OEA ha creado los Tribunales de Tratamientos de Drogas que buscan darle respuestas a la sociedad, con drogadictos que necesitan ser aislado por haber cometido delitos penales relacionados con la violencia, pero que no se logra nada con enviarlos a cárceles porque se trata de personas que están enfermas.


Acotó que dicho programa se está aplicando en el país bajo el nombre de Tratamiento de Supervisión Judicial que ejecutan el Juez de Ejecución de la Pena, el Séptimo Juzgado de la Instrucción, el Consejo Nacional de Drogas, Ministerio de Salud Pública, Ministerio Público y que debe contar con la anuencia de la víctima y por supuesto del victimario.


Aclaró que a dicho programa solo pueden asistir personas que son adictas a las drogas que han cometido delitos menores, quienes deben someterse al tratamiento por un año, y si lo abandonan deben continuar con su proceso judicial de manera normal.