Haitianos


Mientras cientos de haitianos con bultos, maletas, tanques plásticos, calzados y otros artículos, abordaron desde las primeras horas de la mañana de ayer, autobuses y minibuses de paradas de guaguas públicas de esta ciudad para dirigirse a la provincia Dajabón, por donde llegarían luego a su natal Haití, en las principales avenidas del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo (SD), la presencia de vendedores ambulantes haitianos era casi nula.


La mayoría de los consultados en Santiago declararon que se retiraban del país por un tiempo.


Philiph Yan, obrero de la construcción, informó que se iba a llevar sus pertenencias donde sus familiares en Cabo Haitiano, pero que luego intentaría volver al país por cualquier vía. “No voy a dejar que me metan en la camiona, y me quiten los chelitos que he ganado en los últimos años aquí”, dijo con un español un tanto difícil de entender.


En tanto, Michelle Pié, con un niño en los brazos, manifestó que decidió irse a su país, porque no tiene documentos. “Me dijeron que iban a recoger a todos los ilegales, entonces recogí mi cosita, y aquí me voy con mi nene”.


Algunos transportistas entrevistados manifestaron que aumentaron los viajes a Dajabón, ya que algunas unidades sólo llegaban hasta Mao, Montecristi y Villa Vásquez.