Cohete


Un cohete no tripulado de la empresa SpaceX que llevaba suministros y el primer puerto de acoplamiento a la estación espacial internacional estalló el domingo poco después de despegar. Fue un revés grave para la NASA, todavía afectada por similares fracasos recientes.


La NASA dijo que el accidente ocurrió unos dos minutos y medio después del despegue desde Cabo Cañaveral, en Florida. Se vieron caer los restos al Atlántico. La nave llevaba más de 5,200 libras de carga, incluso el primer puerto de acoplamiento diseñado para futuras cápsulas comerciales tripuladas.


El comentarista de la agencia George Diller dijo que “el vehículo se desintegró” y agregó que no estaba en claro cuál fue el motivo del desastre. Precisó que los datos emitidos desde el cohete cesaron a los 2 minutos 19 segundos del lanzamiento.


SpaceX dijo que la parte inicial del despegue anduvo bien hasta que el cohete Falcon 9 superó la barrera del sonido. La empresa con sede en California trataba de averiguar lo que sucedió.


Fue un nuevo contratiempo para la NASA que cuenta con la industria privada para transportar carga —y eventualmente astronautas— al laboratorio en órbita. Las siete misiones anteriores de abastecimiento de SpaceX funcionaron perfectamente.


Esta es la segunda misión de abastecimiento seguida que falla. En abril, una nave de carga rusa se descontroló y se destruyó en su reingreso en la atmósfera y en octubre, otra nave de carga de la compañía resultó destruida durante el lanzamiento.