ISIS


Tomar el nombre de Dios en vano puede llevar a una persona a prisión; fumar cigarrillos, a ser azotado en público; jugar cartas, a ser encerrado en una jaula durante días.


Esa era la vida bajo el control de ISIS para los residentes de Tal Abyad, un polvoriento pueblo en la frontera entre Turquía y Siria, y una puerta al área de Siria que es gobernada por militantes extremistas.


Aquí, las atrocidades de ISIS merodean cerca de la superficie.


Una vía de sentido circular rodeada por una cerca negra parece no tener nada en particular, pero si hablas con los residentes, ellos la describen como la “rotonda de la muerte”.


Es aquí donde los castigos más severos fueron llevados a cabo por ISIS. Decapitaciones, tiroteos y azotes, todo es parte de la interpretación brutal que ISIS tiene del Islam.