EEUU


El Tribunal Supremo de Estados Unidos avaló hoy la legalidad de las inyecciones letales con midazolam, un polémico sedante que en 2014 falló en tres ocasiones provocando un sufrimiento prolongado en los presos a los que fue administrado.


El fallo, apoyado por cinco de los nueve magistrados del Alto Tribunal, mantiene el “status quo” actual y autoriza a estados como Oklahoma y Florida a reanudar la aplicación de la pena capital, paralizada desde enero.