Chantaje


El presidente Danilo Medina afirmó este viernes que en la Republica Dominicana el número de casos de apátridas es cero y defendió el derecho soberano que tiene la nación de regularizar el flujo migratorio de acuerdo a sus leyes, al igual que lo ejercen países como Estados Unidos y los que integran la Unión Europea.


Proclamó que el país no permitirá que continúe la “campaña sucia y de descrédito”, que hace oídos sordos a todas las garantías que ha establecido el Estado dominicano para proteger a las personas y, en cambio, se prefiera anunciar una crisis humanitaria inexistente.


“Tampoco vamos a plegarnos a las falsas acusaciones de racismo o xenofobia que carecen completamente de fundamento en un país caracterizado por el mestizaje”, manifestó el jefe del Estado.


Dijo que “tampoco aceptaremos el chantaje que nos amenaza con sanciones internacionales, basándose en acusaciones absolutamente falsas”.


Al explicar al pleno de la “XLV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno”, del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), los pormenores de documentación para mejorar el estatus migratorio de extranjeros en situación irregular en República Dominicana, citó que más de 350,000 personas se han regularizado.


“Para los que se acogieron al Plan de Regularización este será la residencia legal, para los que se beneficiaron de la Ley 169-14, será la nacionalidad”, manifestó.


Resaltó que para favorecer el acceso a los interesados, el Gobierno incorporó instituciones y organismos con experiencia en la materia como la ACNUR, la Organización Internacional para las Migraciones, entre otros, la Unión Europea, el PNUD y la Mesa Nacional para las Migraciones, además de UNICEF.


Medina indicó que durante los últimos meses, algunos medios de comunicación internacionales y algunas organizaciones han repetido la teoría de que más de 200,000 personas habrían quedado en situación de apatridia y en peligro de ser expulsados de República Dominicana.


Tras calificar de falsas esas informaciones, el gobernante apuntó que quienes originalmente plantearon esas cifras tomaron como base los datos de la Encuesta Nacional de Inmigrantes del año 2012, elaborada por la Oficina Nacional de Estadísticas, ONE, con la colaboración de las Naciones Unidas.


“Según la misma, -continuó- en ese momento había 244 mil 151 personas hijas de extranjeros”, precisando que de esa información no se puede deducir nada sobre el estatus documental.


Significó que del total referido 105,381 tienen por lo menos un padre dominicano y que por lo tanto les corresponde la nacionalidad dominicana y que el resto, 138,770 son hijos con ambos padres extranjeros, pero no por eso apátridas.


“Para empezar, porque de este grupo 20, 213 dicen poseer un documento de dominicano y extranjero, podemos decir que estas 36,769 personas tienen su situación, en cuanto a nacionalidad, resuelta”, dijo.